Diario de un perito informático: abogados versus informática

Artículos anteriores de la saga “Diario de una perito informático:

DIARIO DE UN PERITO INFORMÁTICO: FORENSE AL MÓVIL DE ALBERT RIVERA

Diario de un perito informático: forense a un Android. ¿Dónde estuvo nuestro cliente? Sin ser root.

Diario de un perito informático: forense a un WordPress [III]

DIARIO DE UN PERITO INFORMÁTICO: FORENSE A UN WORDPRESS [II]

Diario de un perito informático: forense a un WordPress [I]

Diario de un perito informático: Microsoft ActiveSync Log Forensic

DIARIO DE UN EXPERTO EN SEGURIDAD INFORMÁTICA [II]: Un príncipe azul lleno de sorpresas

DIARIO DE UN EXPERTO EN SEGURIDAD INFORMÁTICA: AUTOPSIA

Sala de vistas 666. Dirección para esperar eternamente.

Es lo que puede pensar un perito informático camino hacia el NOGA. Sin embargo, no todo termina en la infinita paciencia y energía para ser el último en entrar. Miras hacia un lado y otro, cuentas uno, dos, tres, cuatro… hasta diez testigos. Sabes que hoy no llegas para comer y agradeces haber anticipado la situación con una barrita energética.

El funcionario de sala sale, y una sonrisa involuntaria aparece en tu cara. Rápidamente miras en los bolsillos del pantalón la tarjeta del DNI para entrar lo antes posible.

“Póngase delante del micrófono”. Para algunos, un jilguero cantando “Los placeres prohibidos” de un gran poeta. Como una carrera en “3,2,1…” los peritos pronunciamos: <<prometo>>, <<ratifico>> y … ¡Qué importante es saber informática! ¡Y más si presentas pruebas digitales!

Muchos abogados y abogadas tras tantos años de experiencia desarrollan habilidades psicológicas que deben ejercer no solo atendiendo a sus clientes, sino también a la hora de detectar mentiras y demostrar la verdad o defender a sus clientes. No obstante, no pasa igual con la informática. Nuevas generaciones de abogados TICs tienen aptitudes por defecto, que, sin embargo, quedan muy lejos de otras generaciones más arcaicas y “gran reservas”. Generaciones que, tras llevar en casi todos los juicios capturas de pantallas, aún no saben abrir un archivo comprimido con contraseña.

¿Qué sucede?

Lo más probable es que no te hayas leído mi informe. No me hace falta verte para saberlo. Habrás pensado que no lo entenderías y que lo mejor sería preguntar al perito varias frases que has escuchado de otros compañeros o peor, de charlas de gurús que no han pisado un juzgado nunca o que se sienten notarios digitales con informes que imparten fe de una sabiduría ancestral 2.0. Es decir, plasman en papel que estos mensajes son reales porque el dios Cthulhu lo ha dicho.

Una de las preguntas que más me ha preocupado por un abogado en un juicio oral fue: “si yo cambio el nombre de mi agenda del móvil por el nombre del fiscal me aparecerá que es él quien envía esos mensajes ¿verdad?”. Esta frase afirma un error de nivel estratosférico. Evidentemente que si le cambias el nombre WhatsApp lo actualizará, sin embargo, no quiere decir que lo envía él. Mi trabajo como perito informático consiste en demostrar de forma técnica que las conversaciones de WhatsApp son reales, son enviados y recibidos por unos números de teléfonos concretos, con un contenido (texto, imágenes, audios o vídeos), en una fecha concreta y que no han sido alterados o modificados por mi cliente u otro usuario. Y con esa pregunta se evidencia no solo la falta de lectura, sino la ignorancia sobre en qué consiste un peritaje informático.

“¿Puedes certificar que esta persona estaba en esas fechas y horas con ese móvil? Puedo demostrar que el móvil peritado tiene varios sistemas de seguridad que manifiesta conocer mi cliente y ser la única conocedora. Además, la actividad que rodea los hechos en el dispositivo indica indiciariamente que es el cliente quien usa el dispositivo. Sin embargo, la otra parte de la conversación ha podido usar un móvil o varios (dejaría un rastro) no he podido peritar su móvil y, por ende, no puedo certificarlo. No obstante, al igual que mi cliente. Si manifiesta que tiene un sistema de seguridad para acceder al móvil (patrón, pin, reconocimiento facial, huella dactilar, etc.) y ser la única persona conocedora, probablemente lo sea. Habrá que investigar, habrá que realizar un peritaje informático para estar al 99% seguros.

La falta de conocimientos informáticos por parte de los letrados no sólo hace la justicia menos justa, sino que además conlleva perder tiempo en cuestiones obvias. Es por eso que pienso que es de carácter urgente que los abogados y abogadas de esta ciudad reciban una BUENA formación sobre las pruebas digitales.

Por ello, para que no se conviertan en charlas sin tarjetas de visitas, voy a crear vídeos en formato píldoras formativas (máx. 2 min. por vídeo) sobre WhatsApp y otros temas relacionados a la prueba digital en procedimiento judiciales, a los que podrás tener acceso durante todo el tiempo que quieras y que podrás usar como guía. Para que pienses que, si tienes una duda sobre una prueba digital, quizás Jorge haya respondido ya a esa pregunta.

Recuerda, no te olvides de dónde vienes: del nacimiento de una Sevilla digital. Eres un afortunado. El presente de una ciudad color caoba y futura ciudad inteligente.

Trackback URL: https://quantika14.com/2020/02/22/diario-de-un-perito-informatico-abogados-versus-informatica/trackback/